CUADRILLA DE HERMANOS COSTALEROS

Es a finales del año 1985 cuando Agustín Sirviente, miembro por aquel entonces de la Junta de Gobierno, propone la creación de una cuadrilla para la Santísima Virgen compuesta por personas del barrio. Hasta ese momento, era la asociación J.C.C. quien portaba a nuestra Titular.

Esta propuesta es acogida con agrado por la junta y el año 1986 nuestra Divina Pastora es portada por una cuadrilla de la Hermandad, que no de hermanos, ya que al final, dicha cuadrilla se quedó a medio camino  y no estuvo compuesta en su totalidad por hermanos. El primer capataz de esta cuadrilla de hermanos fue N.H.D. José Mª Ruiz Martín, que lo fue en 1986 y 1987, siendo sustituido los siguientes dos años por N.H.D. Enrique Ruiz Reina.

Así transcurrieron aquellos primeros años en los que en vísperas “quinceagosteñas” se iba por la calle preguntando a todo conocido con talla adecuada para determinado palo, si quería “sacar un paso” el 15 de agosto. ¿Un paso?, era la pregunta por respuesta, y después de las pertinentes explicaciones sobre horario, itinerario, banda y en algunos casos hasta Imagen que salía (sí, había quien desconocía que la Divina Pastora salía por las calles de la Isla en procesión), pues bien, después de todo esto venía el típico “no sé, ya veré”, con lo que se quedaba pendiente de su aparición hasta la misma tarde del 15 de agosto.

Fueron unos primeros años en los que se iba sin relevos y costaba calzar el paso. Años de largas mudás hasta la calle San Marcos con apenas la mitad del personal. Años, en definitiva, difíciles, que sirven hoy para apreciar en todo lo que valen a aquellos primeros hermanos que pertenecieron a la cuadrilla en sus orígenes y que fueron el germen de lo que hoy es la cuadrilla de hermanos de la Divina Pastora de las Almas Coronada.

Pasados aquellos primeros años, ya se hace requisito indispensable para pertenecer a la cuadrilla el ser hermano de la Hermandad. La lista de cargadores se incrementa hasta el punto, no sólo de tener que buscar a nadie fuera de la Hermandad, sino incluso de llevar algunos relevos en determinados palos.

Así se llega al año 1990, punto de inflexión en la reciente historia de nuestra cuadrilla Se introducen novedades en la forma de mecer algunas marchas; esto hace disminuir sensiblemente el número de hermanos cargadores, que no están de acuerdo con el giro que la Junta de Gobierno pretende darle a lo que es la Hermandad en la calle. Ese mismo año salen, por primera vez en San Fernando, contraguías (Manuel Mira Guerrero y Francisco J. González Ariza) que sirven de ayuda a la labor del capataz, que, desde este mismo año, sería D. José María Vidal Muñoz.

1990

Al año siguiente se experimenta un leve incremento en la lista de hermanos pertenecientes a la cuadrilla. Ésta, a iniciativa propia aparece el 15 de agosto completamente uniformada en color blanco, indumentaria que en la actualidad sigue llevando y que con el tiempo se convirtió en uniforme obligado.

El año en que verdaderamente la cuadrilla se consolida es el de 1993. Tenemos un espectacular aumento de hermanos, dándose por primera vez la penosa circunstancia de tener que dejar fuera a algún que otro miembro de la misma por exceso de personal. Igualmente, por decisión de Junta de Gobierno tomada en diciembre de 1992, se implanta el costal como utensilio para portar el paso en vez de la almohada, como hasta ahora se venía haciendo. Llegados a este punto podría decirse que este incremento pudiera venir determinado por la manera, novedosa en San Fernando, de llevar el paso. Por tanto, se podría aseverar que quizás fuera este estilo y el costal los que inclinaran a determinadas personas a hacerse hermanos. Ahora bien, lo que también es innegable es que con el paso del tiempo estos hermanos han llegado a sentirse verdaderos pastoreños realmente identificados con su Titular e integrados completamente en la vida de su Hermandad.

1993

En 1995, décimo aniversario de la creación de la cuadrilla, los hermanos costaleros donaron a la Divina Pastora un ceñidor bordado en oro.

El año 2000 coge el relevo en el puesto de capataz D. Antonio Reseco Colón, que ya se ha mantenido hasta la actualidad, si bien, compartiéndolo algunos años con el que ya lo fuera con anterioridad, D. José María Vidal Muñoz.

Capataz

En la actualidad, los desvelos y sacrificios de tantos años se han visto ampliamente recompensados, sobre todo en dos aspectos concretos:

Primero, al vernos con un grupo de hermanos superior a los 70, lo que hace que la Hermandad saque a la calle dos cuadrillas completas, bastantes de ellos juntos desde principios de los años 90, realmente comprometidos con su Hermandad y demostrando un amor sin límite a Nuestra Divina Pastora. Este compromiso les lleva a realizar todos los años un ensayo solidario en el que pretenden aumentar los kilos de alimentos entregados a Cáritas año tras año.

Ensayo solidario

Impresiona, sobre todo a los que vivieron aquellos primeros años, ver a tanto costalero alrededor del paso en esos ensayos veraniegos. Algunos de ellos con el convencimiento de que este año no podrá ser por la cantidad de gente que hay en su trabajadera, otros viendo que quizás pueda presentarse la tan esperada ocasión y todos, nuevos y veteranos, con la ilusión intacta y poniendo todo el empeño para que, la que es Emperatriz de Cielos y Tierra, pasee más esplendorosa si cabe la tarde del 15 de agosto por las calles de la Isla.

Segundo, y de manera especial, al haber tenido el honor de portar a la Divina Pastora en el día grande de su Coronación Canónica, tanto en el traslado al Altar Mayor en el Pontifical de la mañana como en la procesión de Alabanzas de esa tarde. En la mente y en el corazón de la cuadrilla quedará grabada la fecha del 1 de noviembre de 2004. Destacar, que con motivo de su Coronación, la cuadrilla regaló a la Virgen la restauración del cordero que la acompaña en su salida procesional y un nuevo llamador, en plata de ley, que reproduce la Puerta del Mar del arsenal de La Carraca, y que lleva grabado el lema "LA CUADRILLA DE HERMANOS COSTALEROS LLAMA AL RECUERDO DE LOS CARRAQUEÑOS". 

Costaleros  de tarde

Desde el año 2006 hasta 2013, que lo tuvo que dejar por motivos laborales, tomó las riendas de la cuadrilla un nuevo capataz, D. Juan Antonio Leal Martínez, que había sido durante muchos años costalero de la última trabajadera del paso de la Divina Pastora.

En 2014 N.H.D. Antonio Reseco Colón vuelve a tomar el martillo y es el capataz en la actualidad.

Dicho todo esto sólo cabe decir que si en algo ha destacado la cuadrilla de Hermanos Costaleros de la Divina Pastora es en su espíritu abierto e integrador, por lo que si eres Hermano y quieres formar parte de ella, sólo tienes que acercarte a la Parroquia, preguntar por algún miembro de la Hermandad y se te dará la información precisa. Aquí estaremos con los brazos abiertos a cualquier hermano en la devoción a la DIVINA PASTORA DE LAS ALMAS CORONADA.

Costaleros calle