Portada

Y ya han pasado quince años desde que el Exmo. y Rvmo. don Antonio Ceballos Atienza coronara a nuestra Divina Pastora. Y en quince años, ¿qué ha cambiado? El barrio un poco, detalles, vecinos nuevos y vecinos que ya echamos de menos; los niños de entonces ahora llevan ciriales, se ajustan las corbatas y cuelgan sus momentos en Instagram; los que eran novios ahora son padres y corren detrás de los niños; los hermanos, algunos nos dejaron para estar junto a Ella y otros vinieron nuevos para seguir rezándole; “los de la Junta” trabajando siempre pensando en lo mejor para la Divina Pastora y sus hermanos; los de la cuadrilla, dispuestos; el coro, poniendo nuestra banda sonora; los vecinos, fieles, y el «Naca» acogiendo a todos en uno de los días grandes del año; y es que el día uno de noviembre sigue en rojo y celeste en los calendarios de los pastoreños que no faltan a sus plantas.

Crónica Cultos 2019

Lo primero que podríamos destacar fueron los muchísimos hermanos y devotos que llenaron la iglesia de la Divina Pastora todos los días del triduo y la Función Principal, puertas abiertas y fieles hasta la acera de la calle.

La Virgen lucía fantástica entronizada en su paso en el altar mayor, donde, como novedad, se pudieron contemplar los nuevos blandones que, a falta del dorado, estrenaba la Hermandad, obra del taller de Oliva, de la vecina localidad de Chiclana de la Frontera.