Historia de nuestra Hermandad.

1. Origen de la Hermandad

La Hermandad de la Divina Pastora, como tal corporación, se fundó en la Isla de León el 10 de abril del año 1782, en la capilla de la casería principal propiedad de don Domingo de Olea en la, por entonces, calle de las Pitas, actual calle Hernán Cortés, en torno a una imagen que en ella se veneraba, siendo aprobadas sus primeras constituciones el 14 de mayo de ese mismo año por la autoridad eclesiástica.

La fundación sucedió en una época, fines del reinado de Carlos III, que en la Real Isla de León se caracterizó por el notable crecimiento demográfico y por el auge socioeconómico, motivados tanto por la formación del primer Ayuntamiento independiente en 1766, como, sobre todo, por el traslado del Departamento Marítimo desde Cádiz y el establecimiento de sus dependencias aquí a partir de 1769.

Ello supuso, entre otras cosas, una ampliación de las instalaciones del Arsenal de La Carraca, así como la concepción, diseño y demás preparativos conducentes a la construcción de la Población Naval de San Carlos. Lo cual también coadyuvó a que las zonas nordeste y noroeste de la Isla, las más cercanas a estas dependencias militares, fueran poblándose del mucho personal que trabajaba en ellas y adquiriendo su fisonomía actual, modelada por las edificaciones que se iban levantando sobre terrenos dados a censo por grandes propietarios urbanos. Precisamente, el citado Domingo de Olea, vizcaíno natural de Durango, vecino y del comercio de Cádiz, fue uno de los más importantes censualistas de la Isla de León.

La Iglesia gaditana se encontró de este modo con la necesidad de proporcionar asistencia espiritual a los numerosos fieles, principalmente operarios de las instalaciones militares, que habitaban los nuevos y populosos barrios que se iban formando en la Isla de León. Probablemente se estimó que la fundación de una Hermandad era la mejor forma de encuadramiento espiritual y social para un nuevo barrio.