El fin de semana posterior a la Coronación Canónica, 6 y 7 de noviembre, la Divina Pastora permaneció en Solemne Besamano. El sábado, tal y como nuestra Hermandad y parroquia vienen convocando desde hace varios años, se desarrolló el acto de presentación de los niños bautizados durante el año a la Imagen de la Divina Pastora.

BES2

En una Misa multitudinaria, los niños fueron los protagonistas de la Eucaristía, destacando, sobre todo, el momento en que esos niños y niñas son presentados ante la Imagen de la Virgen, recibiendo una medallita conmemorativa de la Divina Pastora.

Al día siguiente, se celebró una Función Solemne de acción de gracias por los frutos espirituales logrados en el aniversario Parroquial y con motivo de la Coronación Canónica de la Divina Pastora.

Esta Misa se desarrolla habitualmente el último domingo de octubre según consta en nuestros estatutos, pero, debido al Pontifical de Coronación, se trasladó a esta fecha y así quedó fijada.

La Virgen estaba situada en el altar mayor, vestida para la ocasión con la nueva saya y el nuevo manto confeccionados por el taller de Fernández y Enríquez de Brenes, con unos bordados del siglo XVIII que han sido pasados y restaurados para la ocasión. De igual modo, además de la nueva corona y ráfaga de oro, la Divina Pastora estaba engalanada con todas las ofrendas recibidas por su Coronación Canónica, al igual que el Pastorcillo, que lucía las potencias en oro que le impuso nuestro Obispo en el Pontifical de Coronación de nuestra Titular.

BES1

El templo se quedó nuevamente pequeño. La Solemne Función estuvo oficiada por nuestro párroco y director espiritual Rvdo. P. Piñero Serván, quien para la ocasión se revistió con la casulla con la que cantó su primera Misa, y que actualmente custodia nuestra hermandad como regalo del propio sacerdote.

El coro de nuestra hermandad se encargó de la parte musical de la Eucaristía.

A partir de aquí la Divina Pastora Coronada permaneció expuesta en devoto besamano durante toda la jornada, siendo numerosísimos los fieles y devotos que se acercaron a lo largo de la misma a visitarla y rezar a sus plantas. 

A las 17:00 horas se rezó el Santo Rosario, y a las 20:30 horas se clausuró tan maravillosa jornada mariana, que cerraba de forma brillante y solemne los actos relacionados con la Coronación Canónica de nuestra Titular y con el Cincuentenario de nuestra Parroquia.

Tal y como estaba previsto, a las 18:00 h., se abrían las puertas del templo para iniciarse la salida de la Divina Pastora Coronada por las calles de su barrio.

Pro1

Abriendo carrera la Agrupación Musical “Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia”.

Tras la cruz, las tres Hermandades de la parroquia, Oración en el Huerto, Misericordia y Ecce-Homo, de forma corporativa, se sucedían por orden de antigüedad.

Al simpecado de la Hermandad le precedía un tramo de hermanos con cirios que se incorporó por primera vez y con motivo de esta salida extraordinaria.

Tras el estandarte, la presidencia, que además de contar con la Junta de Gobierno, estuvo formada por los Hermanos Mayores de las Hermandades de la Parroquia, D. Francisco J. Hernández, D. Jesús Cruz y D. Joaquín Braojos, miembros del Consejo Pastoral Parroquial, el Vicario Rvdo. Padre Martín J. García Ramírez y por nuestro Párroco el Rvdo. Padre D. José F. Piñero Serván, que nos acompañó durante toda la procesión, y quien fue el encargado de dar la primera “llamá” al paso para iniciar la salida. Tras el cuerpo de acólitos, la Divina Pastora Coronada de las Almas Coronada.

Desde semanas antes, se empezaba a levantar el monumental altar que albergaría el desarrollo del pontifical. Los operarios fueron dirigidos por nuestro hermano Antonio Sánchez Aguilera, sobre la idea de Antonio Luque Márquez y proyecto técnico de Manuel Ubaldo Martín Fernández.

De igual modo, por las calles del barrio y en toda la calle Real, se colocaron en las farolas gallardetes de color burdeos que anunciaban la Coronación Canónica de la Divina Pastora. Todo el recorrido de la procesión fue engalanado con reposteros que fueron confeccionados por un grupo de hermanas en los Salones Parroquiales y las asociaciones de Mujeres Isleñas, Pastoreñas y Divina Pastora.

GALLARDETE

Tras los nervios ocasionados por la adversa climatología de los días previos, “la lluvia quiso colarse pero no estaba invitada”, que diría el pregonero, llegó el ansiado día 1 de noviembre, Solemnidad de todos los Santos. Un sol radiante resplandecía en una plaza de la Pastora totalmente engalanada de gallardetes, banderas, colgaduras y reposteros. La plaza según lo previsto por la comisión de protocolo, quedó dividida en varias partes.

El altar quedaría instalado en la calle Daniel González. A partir de ahí, habría tres zonas, una para invitados y representaciones, una segunda para los hermanos y parroquia y una tercera para el público en general, que se hizo extensiva a la calle Daniel González hasta su confluencia con Santo Domingo.

El presbiterio estaba engalanado con grandes centros de flores blancas y destacar que en la mesa de altar se colocó el frontal de plata de la Iglesia del Arsenal de La Carraca, cedido para la ocasión, y el ambón de la Iglesia Conventual del Carmen.

Para el desarrollo del mismo, se realizó un tríptico que contenía el ejercicio del citado Triduo. La Divina Pastora en su paso procesional presidía desde el altar mayor estos Cultos extraordinarios.

Viernes, 29 de octubre.

Desde muy temprana hora de la tarde la iglesia estaba completamente llena de hermanos y fieles de la Divina Pastora, que siguieron devotamente el rezo del Santo Rosario y el ejercicio del Triduo. Este primer día de Triduo, la Eucaristía estuvo presidido por el Rvdo. Padre D. Manuel de la Puente Sendón, Vicario General de la Diócesis de Cádiz y Ceuta.

Triduo 11 20

Las intenciones de este día se aplicaron por la Ciudad de San Fernando, que estuvo representada por su Alcalde, D. Antonio Moreno Olmedo. En el ofertorio hizo entrega del nombramiento de Co-patrona.

Como continuación a los actos preparatorios de la Coronación Canónica de la Divina Pastora de las Almas, el viernes 22 de octubre tuvo lugar en su parroquia, el “Pregón de la Coronación”, que corrió a cargo de nuestro hermano y prioste, Don Antonio Manuel Alías de la Torre.

La iglesia estaba completamente llena de pastoreños, de tal manera que hubo que colocar altavoces en la plaza para que el Pregón fuera oído por la mayor cantidad de fieles posibles.

Antes del comienzo del pregón, D. José Delgado López, en representación del taller de orfebrería “Hermanos Delgado”, presentó la corona con un análisis técnico de su elaboración, reflejando, de manera expresa, el cariño con el que, tanto él como sus hermanos y su difunto padre (q.e.p.d.), trabajaron en esta maravillosa obra de arte.

A continuación, D. José Ponce Guerrero, ex Hermano Mayor de la Cofradía Sacramental de la Misericordia y hermano de nuestra Hermandad, hizo la presentación del pregonero.

El pregón de Antonio Alías rayó a la altura que nos tiene acostumbrados, si bien esta vez y por ser tan especial nos deleitó con casi dos horas de un pregón intenso, emotivo y muy pastoreño, una pieza poética difícilmente igualable.

View this photo set on Flickr

La historia de esta Coronación Canónica de la bendita imagen de la Divina Pastora de las Almas de San Fernando tiene su origen en abril de 1999. En aquella ocasión, comenzaban las reuniones de la Intercomisión de hermandades pastoreñas con el fin de ir creando unas actividades que confluyeran en el 2003, año de la conmemoración del III Centenario del origen de la advocación de la Divina Pastora (1703-2003).

Al respecto, y dentro de ese conjunto de actos a celebrar, destacaba uno de singular trascendencia para la advocación en general y para nuestra titular en particular. La Orden Capuchina de la provincia de Cádiz a través del Convento de Jerez de la Frontera, decide concluir el Tercer Centenario con la Coronación Canónica de la imagen de una Pastora, que fuera titular de una de las Hermandades fundadas por Fray Isidoro, que sería a su vez la primera imagen de una Pastora coronada en España. La elegida fue la Divina Pastora de San Fernando, nuestra Pastora.

A finales de abril del año 2000 tiene lugar la primera visita de los Capuchinos al Sr. Obispo Don Antonio Ceballos. Asisten a la citada audiencia el Guardián del Convento de Jerez, Fray Antonio Ruiz de Castroviejo y Alba junto con otros frailes capuchinos. Tendrían lugar nuevas reuniones al respecto, pero por comenzar la celebración del Sínodo diocesano, la posible apertura de un expediente de Coronación Canónica quedaría aplazado momentáneamente. En cualquier caso, el Sr. Obispo pidió a los Capuchinos que ese deseo de la Orden le fuera entregado por escrito.

Fray Antonio

Fray Antonio Ruiz de Castroviejo y Alba y Fray Miguel de Cantillana